El dibujo en el arte actual es el gran “recuperado”.

Tradicionalmente el dibujo ha sido el hermano “menor” de la pintura porque servía de base para la estructura del cuadro pero permanecía relegado a un segundo plano “cubierto” por el pigmento.

Para Johnny Col el dibujo es un gran protagonista en si mismo y cada vez esta más valorado por los col...

El dibujo en el arte actual es el gran “recuperado”.

Tradicionalmente el dibujo ha sido el hermano “menor” de la pintura porque servía de base para la estructura del cuadro pero permanecía relegado a un segundo plano “cubierto” por el pigmento.

Para Johnny Col el dibujo es un gran protagonista en si mismo y cada vez esta más valorado por los coleccionistas.

El dibujo, como decíamos, construía las formas que luego se iban a pintar y, si bien es verdad que a veces el pincel “dibujaba mucho” , lo más habitual eran las  manchas de color cubriendo la forma dibujada.

En siglos pasados se le daba mucha importancia al dibujo porque sin esta “estructura” compositiva los cuadros carecían de soporte y se “caían”.

A mediados del siglo XIX y con la aparición de la fotografía pareció que el dibujo carecía de sentido porque se podía construir fotografiando y los nuevas estilos pictóricos daban primacía al color sobre la forma y éstas no precisaban ya de ser “construidas “ en una realidad coherente y sólida.

La pintura moderna se “desdibujó” y el dibujo moderno paso a ser, muy esquemático y poco utilizado. Digamos que el dibujo se fue acorralado por las fotos y las abstracciones.

Todo esto lógicamente es una generalización y como tal debe entenderse; por ejemplo el dibujo en el cubismo es de una importancia enorme porque tiene que reproducir unos planos de la realidad geometrizados. Por eso en Johnny Cool entendemos el dibujo como un valor sólido en si mismo.

Durante el siglo XX el dibujo sobrevive en la publicidad y sobre todo en el comic. Grandes artistas considerados muchas veces como artistas “menores” dominan el dibujo y lo mantienen vivo aunque quizás un tanto apartado de lo que se consideraba “EL ARTE” con mayúsculas.

El pop art de los años 60 funde el dibujo del comic con las técnicas artísticas más vanguardistas y vuelve a  haber una incorporación del dibujo a las grandes corrientes figurativas del arte.

El hiperrealismo y el foto realismo tratan al dibujo con una precisión pasmosa apoyándose sin duda en la fotografía

Pero al dibujo tradicional  le aparecen nuevos competidores -o enemigos- y son las técnicas digitales, el CAD los programas de ilustración que son unas herramientas de tanta potencia que en muchos casos han amenazado con relegar al modesto lapicero y al papel como objetos arqueológicos.  Precisamente han sido  las dificultades técnicas y de aprendizaje, y en paralelo la facilidad de los programas informáticos, los que han amenazado al dibujo que ha estado a punto de desaparecer igual que desapareció la cerámica de las bellas artes “mayores”.

Sin embargo estas amenazas paradójicamente han contribuido al auge del dibujo actual porque han enfatizado su lenguaje expresivo propio, genuino e insustituible y sus características plásticas exclusivas que no se pueden obtener ni con la fotografía ni con los ordenadores.

Sin embargo los grandes dibujantes actuales son los que han redescubierto la potencia de la pieza única, del esquema conceptual, del valor del gesto dibujado, dotando al dibujo en el siglo 21 de un renacimiento glorioso

En Johnny Cool primamos el dibujo y contamos con artistas de primera fila a unos precios como siempre muy asequibles.

 

Porque el dibujo será siempre “el gran cohesionador” del arte.

Más