La madera es un material muy apreciado por los escultores, debido a que es fácil de trabajar y se obtienen muy buenos resultados.  Al igual que la escultura en piedra, la escultura en madera ha evolucionado de forma muy llamativa.  La madera es un elemento rígido y  no se puede moldear como el barro; debe tallarse o esculpirse y no tiene vuelta ...

La madera es un material muy apreciado por los escultores, debido a que es fácil de trabajar y se obtienen muy buenos resultados.  Al igual que la escultura en piedra, la escultura en madera ha evolucionado de forma muy llamativa.  La madera es un elemento rígido y  no se puede moldear como el barro; debe tallarse o esculpirse y no tiene vuelta atrás puesto que una vez retirado el trozo, no podemos volverlo a poner.

La producción escultórica en madera, que había alcanzado gran difusión y calidad en la Antigüedad, se ha perdido casi completamente debido a la caducidad el material, de naturaleza orgánica y, por lo tanto, sensible a la acción de la humedad y de los organismos animales y vegetales.

En el arte Clásico, Helenístico o Romano, la escultura en madera va perdiendo importancia progresivamente frente a las técnica más consideradas como eran el mármol o el bronce.

En la Edad Media la madera se usará fundamentalmente para carpintería. Habrá que esperar al periodo de transición entre el Románico y el Gótico para encontrar una extensa y significativa producción de esculturas en madera.

Desde finales del XIII hasta el XVI la escultura en madera policromada desempeña un papel fundamental en el desarrollo de las artes plásticas.  Durante el Barroco y el Rococó  fue protagonista del quehacer artístico.

La escultura se obtiene, normalmente, de un solo bloque de madera con frecuencia vaciado para evitar que la médula absorba la humedad. La maderas más utilizadas son las de dureza media, resistentes a la carcoma y menos sensibles a los cambios de temperatura y de humedad, como por ejemplo el nogal, el ciprés, el peral,  la encina, dependiendo del clima de cada zona. Tampoco es raro encontrar tallas en pino al ser más resinoso y por tanto, también,  más resistente a la carcoma.

Lo más usual es que la talla fuera policromada buscando un efecto ajeno a la materia. Actualmente ya no es así, sino que se valora la talla en madera por sus cualidades intrínsecas de estructura, veta, fibra y color, al igual que pasa en los otros materiales utilizados en otras técnicas escultóricas. 

Más